¿Qué es el Botox?

El Botox o toxina botulínica es una sustancia que promueve la relajación de los músculos sobre los que se aplica. En las dosis adecuadas, permite que la disminución de la función muscular se vea reflejada en la piel que se encuentra sobre ese músculo. Por ello, el tratamiento de las arrugas con Botox es una buena alternativa para prevenirlas o suavizarlas.

¿En qué casos se utiliza?

En la Clínica Oftalmológica García de Oteyza, empleamos el Botox para tratar las arrugas de toda la zona periocular. Las más conocidas son las patas de gallo y las arrugas de expresión de la frente y del entrecejo.

Botox periocular

Puntos de inyección del Botox

¿En qué consiste el tratamiento?

El procedimiento es muy sencillo. En 10-15 minutos, se realizan un número de inyecciones, determinadas previamente, en la zona periocular con una aguja muy fina que no produce dolor. Estas inyecciones no dejan marcas sustanciales. Posteriormente a la aplicación del Botox, el paciente tiene que estar 4 horas sin acostarse ni frotarse la zona para evitar que la toxina se disperse. En las primeras 24 horas el paciente debería abstenerse de hacer ejercicio, tomar el sol y recibir masajes faciales.

¿A partir de cuando se nota el efecto y cuanto tiempo dura?

Los resultados del Botox no son inmediatos. Sin embargo, los cambios pueden empezar a notarse a partir del cuarto día. El efecto suele durar entre 4 y 6 meses aunque cada paciente puede ser distinto. En general con dos tandas de inyecciones se suelen cubrir las necesidades de todo un año.

¿Cuáles son los resultados del Botox?

 Las infiltraciones de esta toxina permiten recuperar un aspecto mucho más joven, suavizando las arrugas y las líneas de expresión.

  •  Se consigue un efecto de expresión más relajada.
  •  Devuelve la luminosidad al rostro.
  •  Revitaliza la mirada de manera inmediata después de su aplicación.
  •  Se evita la fractura de la piel que se produce por la arruga profunda a lo largo del tiempo

Resultados tras Botox

Antes (izquierda) y después (derecha) de la inyección de Botox en las patas de gallo.

¿Por qué es importante que la aplicación del Botox la realice un oftalmólogo?

Los oftalmólogos son los especialistas que mejor conocen la anatomía de la zona periocular. La importancia radica en evitar potenciales complicaciones al inyectar el Botox en lugares “prohibidos”. Inyectar la toxina cerca del músculo elevador del párpado podría producir una caída del mismo que duraría todo el tiempo que dure el efecto del Botox. Por ello, siempre recomendamos que la inyección la realice un especialista en oftalmología.

Si necesitas completar información o asesoramiento acerca de esta técnica, solicita una visita en la Clínica Oftalmológica García de Oteyza. Puedes contactarnos en el teléfono 93 418 67 89 o en info@garciadeoteyza.es. También puede reservar una cita directamente desde nuestro apartado web de contacto. Si tienes dificultades visuales, te recomendamos que acudas a un especialista para un examen completo de tus ojos que permita emitir un diagnóstico y un posible tratamiento.